Cronología De La Historia Del Hermetismo

IDEAS PRE HERMÉTICAS

Estas son corrientes de pensamiento anteriores a la conformación de los primeros textos Herméticos. Van a nutrir al Hermetismo, sirviendo de antecedente, de caldo de cultivo, o directamente de padres de nuestra filosofía. En este periodo hemos centrado la mayor parte de este trabajo. Para aquellos que deseen profundizar en las raíces más claramente Herméticas de este periodo, el estudio de las figuras de Thoth y Hermes, la comparación de sus similitudes y sus coincidencias; en tanto símbolos que permitieron sintetizar lo que hoy conocemos como Hermetismo, es lo más adecuado.

HERMETISMO ALEJANDRINO

Periodo que abarca un dilatado lapso de tiempo, y engloba todas las ideas Herméticas que, teniendo origen en Alejandría, van a extenderse por el mundo antiguo y medieval. Dentro de este periodo podemos presenciar como se fusionan las figuras de Thoth y Hermes en Alejandría, como se recoge la sabiduría antiquísima que traían consigo estas dos figuras, y se derrama por el mundo bajo una nueva forma. Es el nacimiento formal de la filosofía Hermética. El Hermetismo floreció en Alejandría, una de las ciudades más cosmopolitas que nos podamos imaginar. La conformación de la biblioteca, con sus diferentes instituciones, como un centro de estudios prodigioso, es el punto de quiebre que dará como resultado la creación del Hermetismo. Euclides, Eratóstenes, Ptolomeo, Galeno, Orígenes y Clemente estudiaron en el Museo y la Biblioteca. Estos personajes representan el núcleo de pensadores cuya influencia dominará el pensamiento del primer medioevo. Esta es la etapa de infancia de nuestra filosofía.

HERMETISMO MEDIEVAL

El periodo Hermético alejandrino va a perpetuarse en el Hermetismo medieval, el cual va a seguir dos movimientos. Primero El éxodo hacia el mundo árabe. Cuando la Biblioteca de Alejandría es destruída, la filosofía Hermética, junto con la mayor parte del saber clásico, debe refugiarse en el mundo árabe. Durante varios siglos Bagdad y Harrán se convertirán en los centros más importantes de la filosofía Hermética. Durante este periodo la cultura islámica tendrá un florecimiento, una fuerza y una apertura que no ha vuelto a conocer. El Hermetismo está presente en este florecimiento como una de las piedras angulares. Por ejemplo, los sufíes, la corriente mística del Islam se ve influida por el Hermetismo, así como las escuelas místicas occidentales estaban siendo moldeadas en los monasterios por lectores de la filosofía Hermética. El sufismo va a incorporar al Islam una metafísica propia del pensamiento neoplatónico, francamente Hermético. El amor es la idea que le permitirá a los sufís encontrar la iluminación. El lograr acercarse a una idea del amor, contenida en Dios, y la cual moldea todas las formas que vemos en la tierra, es una idea capital del sufimos. Todos estos conceptos, contaminados de la idea fuerza Hermética que hemos venido siguiendo desde sus fuentes más arcaicas, entra en tierras de Mahoma gracias a los Sabeos. Dicho pueblo, mitad mítico, mitad histórico, aparece como depositario del Hermetismo en medio Oriente. El Islam era tolerante con aquellas denominaciones religiosas o místicas que tuvieran su base en algún gran libro de sabiduría. Libros aceptados por el Islam eran el Corán por supuesto, la Biblia, y las obras de Hermes Trismegisto. Cuando los Sabeos fueron increpados en el 830 por el califa de Bagdad, para que definieran un libro como su credo, estos señalaron a los libros de Hermes como la obra que seguían. En tierras árabes se desarrollará la alquimia, se traducirán muchas de las obras Herméticas al árabe; muchos eruditos y escuelas de pensamiento del medio oriente le deberán su médula al Hermetismo.

El segundo de los movimientos de este período es el retorno. El Hermetismo ha de regresar a Europa gracias a las guerras y las invasiones, significativamente enriquecido por la cultura musulmana. Son tres las rutas por las cuales volverá al Viejo Continente: Las invasiones Europeas a Medio Oriente, especialmente a Jerusalén, iniciadas en el año 1050 y conocidas con el nombre de Las Cruzadas. Los guerreros europeos traerán un cuantioso botín de oriente, que no estará circunscrito solamente a joyas y riqueza, sino sobre todo se referirá a Conocimiento. Los europeos aprenderán mucho de los árabes. Incluso, estos serán el puente que le permitirá al viejo continente apropiarse de adelantos tan importantes como el álgebra, los números que hasta hoy usamos, o la pólvora, traída a Medio Oriente por los chinos. Y entre estos conocimientos tendremos a la filosofía Hermética. Las cruzadas le darán a los europeos las herramientas necesarias para que nazcan los magos y alquimistas medievales, tan arraigados en nuestro imaginario. Y la mayoría de ellos eran de clara inclinación Hermética. La segunda ruta es España. Recordemos que España estuvo habitada por los musulmanes durante alrededor de 800 años. Desde la batalla de Guadalete (772), la cual marca el inicio de la ocupación, hasta la caída de Granada (1492), la cultura musulmana traerá a la Península Ibérica lo mejor de la cultura medieval, incluido el Hermetismo. Por eso es que España se convierte en la otra gran puerta de entrada del Hermetismo a Europa, por eso en ella florecen los Alquimistas y se inventa la Cábala, por eso es que en ella el Hermetismo seguirá un desarrollo diferente al resto del Europa. La tercera puerta de acceso es Sicilia. Varias invasiones y enfrentamientos entre cristianos y musulmanes se darán en la península itálica durante el medioevo. No es nada despreciable pues la influencia que los moros tendrán en estas tierras. De hecho, será en Italia donde el Hermetismo conocerá una de sus mayores épocas de gloria: El Renacimiento. Durante este periodo el Hermetismo adquiere la mayoría de edad. Quizás el producto más depurado de este tiempo sea la Alquimia. La Alquimia es un sistema de profundos contenidos filosóficos. Hay referencias de Alquimia en Egipto, y en tierras musulmanas será de muchísima importancia. Sin embargo, es en Europa donde tomará la forma que con que ha llegado hasta nuestra Orden. De todas las disciplinas que conforman los estudios Herméticos es quizás esta la que más nos pertenece, la que podemos llamar con más propiedad Hermética. La Cábala la compartimos con la tradición judía, la meditación es una técnica universalmente usada, pero la Alquimia nace directa y específicamente como una herramienta Hermética. De hecho, Alquimista y hermetista fueron usados como sinónimos. Las metáforas y alegorías con que la Alquimia representaba el proceso de individuación psíquica, de transmutación personal son la mayor herencia que el medioevo legó al Hermetismo.

HERMETISMO RENACENTISTA

El Renacimiento es la época de la historia en que el Hermetismo ha sido más “oficial”, más visible. Es decir, los grandes centros de estudios de toda Europa, los más grandes artistas e intelectuales, incluso los príncipes y gobernantes de la época no solamente no tenían ningún reparo en declararse abiertamente hermetistas, como podía haber sucedido en el medioevo; sino que además otorgaba cierto prestigio y honor el haber cursado estudios Herméticos. Debemos señalar la importancia de los grandes hermetistas renacentistas. Ellos son Marsilio Ficcino, quien fuera traductor de Platón, de La Hermética, y que impulsó una forma de magia talismánica. Es, en muchos sentidos, uno de los “inventores” delRenacimiento. Leonardo Da Vinci quien firmó algunos de sus escritos como Maestro Hermético, y quién encarna el Genio Total, el individuo que ha realizado sobre sí mismo la Gran Obra de Transmutación a lo largo de toda una vida. Sandro Botticelli y Alberto Durero son prototipos del artista Mágico Hermético, quiénes a través de su obra desean influir en la transformación del mundo. Giovanni Pico della Mirándola era un estudioso audaz que impulso y propagó el Hermetismo con bastante ahínco, y en cuya obra se concibe al ser humano como centro de la creación. Giodarno Bruno, y su militancia virulenta a favor de los ideales humanista y Herméticos que terminó por llevarlo a lo hoguera sintetiza la imagen del Mago Hermético de su tiempo. No debemos olvidar, aunque solamente los mencionemos de pasada, a John Dee, Edward Dyer, Walter Ralegh, y el Hermetismo inglés en general. Muchas de las ideas de estos hombres van a convertir a Inglaterra en un gran imperio, y algunos años después vamos a encontrarla en el nacimiento de otra nación grande e imperial: los Estados Unidos.

El Hermetismo no solamente va a estar presente en el Renacimiento, es una de las causa de la Revolución Renacentista de finales del medioevo e inicios de edad moderna. Este período nos muestra como en el nacimiento de muchos de los avances de la edad moderna hay un espíritu Hermético, implícito y explicito, animando el desarrollo de la civilización occidental.

SOCIEDADES SECRETAS

Este es un período de difícil definición, en el que el Hermetismo actúa aún más dentro del sigilum, del sigilo y el secreto; en áreas periféricas de la cultura occidental. Todo este ocultamiento y recelo de las sociedades Herméticas es una reacción a la contrarreforma y el triunfo del racionalismo. Desde el siglo XVII se observa una persecución sistemática y no pocas veces violenta a las ideas que se apartan de lo racional y oficialmente aceptado. Después de la reforma protestante de Lucero, la Iglesia Católica tratará de imponer su poder a la fuerza. Inquisiciones, persecuciones y muertes rodean a todo aquello que sea sospechoso de herejía. Por otra parte, occidente va a concentrarse en el saber experimental, en todo aquello que pueda medir, contar, pesar y reducir a cálculos matemáticos y que pueda ser analizado en un laboratorio. Todas las otras ramas del saber quedan minimizas, son consideradas falsas y dañinas. No es hasta el XX, que esta tendencia empieza a morir, y posiblemente no se agote por completo hasta finales el siglo XXI. Este es, en realidad, el período más corto de todos. Lamentablemente, también en este periodo lo esotérico va ha desvirtuarse. Algunas figuras representativas de esta fase “oculta” del Hermetismo son Paracelso, Agrippa, y John Dee. Ellos no van a estar alejados de la polémica y el misterio de estos tiempos, van representar una época sumamente contradictoria y confusa, cuyos ecos aún se escuchan.

SIGLO XXI: HERMETISMO RENOVADO

Finalmente tenemos frente a nosotros una gran transformación de las ideas Herméticas: el paso del Hermetismo por el siglo XX y su renovada visión filosófica, de cara a un nuevo milenio. Es en este crucial momento de la historia en el cual nuestra Orden se hace presente; el momento en el cual estamos hoy día. Vivimos en un momento histórico apasionante para nuestra filosofía, ya que el Hermetismo se ha logrado posicionar en la corriente principal del pensamiento occidental con fuerza y legitimidad que no conocía desde el Renacimiento. Nunca antes en la historia, como ahora, las teorías Herméticas han sido tan abiertamente divulgadas. Hemos llegado a un punto de depuración de la propuesta Hermética en el cual hemos conseguido despojarla de la mayoría de los mitos, adornos y estructuras oscurantistas y elitistas de exclusividad que, siendo necesarias en otros siglos, ahora resultan inútiles.